Ácido Hialurónico
22/10/2015

Ácido Hialurónico

Un componente fundamental del tejido conectivo
El ácido hialurónico es uno de los componentes fundamentales del tejido conectivo de los seres humanos. Sus propiedades le dan a la piel resistencia y tonicidad. Su escasez conduce a un debilitamiento de la piel mediante la promoción de la formación de arrugas y manchas. Su concentración en los tejidos del cuerpo tiende a disminuir con la edad. En el comercio, para uso cosmético, se vende bajo el nombre de hialuronato de sodio, ya que se trata con el fin de ajustar el pH.

En la matriz de un tejido conectivo, el ácido hialurónico es responsable de mantener el grado de hidratación, firmeza, plasticidad y viscosidad correctos. También es capaz de actuar en la prevención de daños de las células del tejido ante el estrés físico.

La extrema longitud de la molécula, junto con su alto grado de hidratación, permite que varios polímeros de ácido hialurónico formen una estructura con dos funciones principales: crear una malla molecular para mantener la forma y el tono del tejido, y operar como filtro contra la difusión libre en el tejido de sustancias particulares, bacterias, agentes infecciosos.

Sólo las sustancias de peso molecular suficientemente bajo como para ir a través de las “mallas” de esta red serán capaces de difundirse libremente en el tejido.

Para una óptima aplicación en cabinas y centros de estética, Dermclar ha desarrollado Hydraderm, Ácido Hialurónico 1% . Óptimos resultados han hecho de esta solución profesional uno de los productos más vendidos de nuestro catálogo.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.